Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


9 de agosto de 2010

Somos un puñado de células destinadas al olvido.

Me encanta levantarme temprano aunque no tenga nada que hacer, nadie que ver, nada en lo que pensar. Lavarme la cara sin prisa y ponerme lo primero que cojo del armario. Salir a la calle, sin nada planificado, y ponerme a recorrer las calles sola, completamente sola, e intentando concienciarme a mí misma de que estoy sola, de que esto no va a cambiarlo nadie. La gente podrá hacerme sentir menos sola, alguien concreto incluso puede llenar una pequeña proporción del vacío que me invade por dentro, pero sé que no sirve absolutamente de nada… porque, ¿cómo estamos en el mundo? Solos, exacto. Por eso salgo a la calle, para ver pasar a las personas mientras el tiempo transcurre. A veces no basta con que esté sola, simplemente necesito sentirme en soledad. Aprender a vivir sola es lo mejor que puedes hacer, incluso mejor que sonreír, sí. Aprender a vivir y a convivir conmigo misma, conocerme, saber qué me hace daño, hablar con mi cabeza y no confiar en nadie más que en mí misma, no necesito nada ni nadie. Y en muchas ocasiones puede ser suficiente, pero una soledad extrema va a acabar desembocando en más soledad, y tanta soledad no debe ser buena. Sobre todo si necesitas realmente a alguien, una sola persona que te haga sentir como necesitas sentirte, y ya no es sola…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.