Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


26 de septiembre de 2010

A día de hoy dudo si mereció la pena.

A veces necesitas perder algo para darte cuenta de que nunca lo has necesitado demasiado, de que nunca has dependido de eso tanto como creías, de que en realidad, nunca ha sido suficiente.
Podré haber salido perdiendo en el juego (tú juego, por cierto), pero hay veces que, 
perdiendo a gente como tú se termina ganando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.