Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


8 de septiembre de 2010

Podríamos imaginar lo que pasaría después.

Me gusta delirar, pensar que estás aquí, junto a mí, dándome más calor que esta docena de mantas que tengo encima, porque estamos tan cerquita que nuestros gélidos pies se rozan, y nos produce tantas cosquillas que nos reímos como locos, y parece que nada importa y que sólo nos tenemos el uno al otro, en una tarde lluviosa y fría donde nuestros corazones, (bum, bum) se calientan mutuamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.