Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


2 de septiembre de 2010

¿Salimos a ver la lluvia caer sobre nuestros cuerpos?

Estoy pensando, quiero pensar y deseo pensar que hoy voy a decirte que te echo de menos, y que te llevo echando de menos desde hace más tiempo del que podrías imaginarte. Ahora vengo del frío mundo de fuera y necesito que me hagas un sitio a tu lado. Necesito olvidar, olvidarme. Tengo una herida en la espalda debido a que me cortaron las alas de un navajazo. Ahora simplemente déjame como aquellas tardes y aquellas noches jugar con tu pelo, que tus caricias y las mías se fusionen al compás de nuestros cuerpos hasta que podamos llegar a sentirnos como una sola persona. Necesito que me mires a los ojos como nunca y me digas: "juega despacio, juega sin miedo". ¿Un secreto? sólo tú y yo ¿Te arriesgas? sólo tú y yo. Quiero salvarte de tu confusión aunque sigo sin atreverme, deja que me duerma esta noche entre tus brazos, la perfección se alcanza en el diez, sólo tú y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.