Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


1 de septiembre de 2010

¿Y sabes qué es lo más gracioso?

Que sé que tú ni te imaginas todo esto. Que no eres tonto, aunque pienses que yo sí. Y en el fondo ambos somos demasiado listos. No te haces ni una idea de todo, todo, lo que he hecho y sigo haciendo. De las mentiras, de la rabia, del esfuerzo, del empeño, de las ganas, de los celos. Pero sobre todo mentiras. Vives en una burbujita que yo misma he creado dándote a entender que nada me importa, ni tan siquiera tú. Cuando te des cuenta de eso y mucho más sabrás, si eres un poco inteligente, que cualquier día, a cualquier hora, me puedo ir de tu vida tal y como llegué, sin esperarlo, con fuerza, y de repente. Pero tranquilo, para ese día ya habrás descubierto que es inevitable cogerme cariño y cuando me vaya ya me conocerás lo suficiente y sabrás qué hacer para que vuelva. El problema es que he sido yo la que te ha cogido cariño, y tú el que andas sobre la cuerda floja. Estoy deseando echar a correr y que me pierdas de vista, pero estoy segura de que me conoces tanto como para saber qué hacer para que vuelva y en cambio, mis métodos para que tú no te vayas dejan de ser efectivos por momentos. Cualquiera envidiaría tus oportunidades, pero no tu forma de aprovecharlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.