Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


22 de octubre de 2010

Así llevas las de perder.

¿Vuelves a las andadas? Parece que sí.
¿Quieres volver a salir huyendo como un perro con el rabo entre las patas?
Oh, que gracia me haces.
Te diré una cosa, podemos apostar, ¡venga, apostemos! Lo que quieras.
Yo conozco tu punto débil, acertaría en la diana hasta con los ojos cerrados.
Y tú, tú no sabes ni de lo que soy capaz.
Eres libre de seguir el juego, las reglas están puestas.
Estoy dispuesta a hundirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.