Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


9 de marzo de 2011

00:27

Hoy parece de esos días en los que cualquier excusa es buena para escribir.
Me encuentro tumbada en la cama. Boca arriba.
Con los ojos abiertos y la mente en alerta.
Me da por pensar en la gente que aprecio, que quiero.
Aquellos que son necesarios en mi vida, imprescindibles.
Me pregunto si la gente que no necesita nada es feliz.
O si, por el contrario, esas personas se sienten muertas.
Y pienso en que hay vivos que están más muertos que los muertos.
Que cuando una persona está gris por dentro, no basta con pintarla de colores.
Que a veces, el problema, son los besos que le robaron las flores.

1 comentario:

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.