Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


13 de marzo de 2011

Beberme el JB con Coca-Cola de tu mirada.

Hoy tengo ganas de gritar. De gritar al mundo entero que te quiero, que te necesito, que eres como ese alcohol que me corroe por dentro. Que quiero beberme el JB con Coca-Cola de tu mirada, alimentarme de tus besos, dormir abrazada a tu sonrisa descarriada. Dos mundos paralelos que se rozan, que saltan chispas y arde el odio en mis entrañas. El echarte de menos cuando estoy rodeada de gente y tú me faltas, que seas la razón de mis ganas de huir y de mi miedo a perderme y que no vengas a buscarme, de escapar a tu encuentro, de volver a tenerte enfrente, de no salirme las palabras, de romperme y volverme inerte. Cogerte la mano e irnos a descubrir los secretos que se esconden debajo de las olas. Que seamos juntos el impulso a nuestras ganas de vivir, y que lo hagamos todo intensamente. 
Debo confesarte que nos hemos salido del guión, que nos hemos saltado las normas, que me encantas más que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.