Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


16 de marzo de 2011

El camión de los helados hoy no viene porque ha llovido.

Se me da bien hacer como que se me da mejor. A veces ocurre por accidente. En otras ocasiones somos nosotros los que cambiamos de posición y pasamos a ver las cosas de forma diferente. Es como si empezaras a mascar una parte de tu vida y a hacer pompas con ella. Que te explote en la cara y te deje pegajosa de recuerdos. 
No sé qué hacer. ¿Sugerencias?

1 comentario:

  1. Los recuerdos siempre estarán ahí, dejalos entrever mientras no duelan.
    Debes estar preparado dado que el pasado siempre vuelve.
    Pero vamos, carpe diem.
    Que los recuerdos pasen durante unos instantes, que no se adueñen de tu mente.
    un beso!

    ResponderEliminar

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.