Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


26 de junio de 2011

Apercibiendo sensaciones.

Me siento como si intentase escapar continuamente. Como si mi único objetivo fuese evitar a ciertas personas, o algunas situaciones, o temas de conversación concretos. Todo me atemoriza. Se me olvida la máscara que me pongo cuando salgo a la calle y solo se me ocurre mentir a conocidos y extraños. Todo va bien, sonrisa aquí y sonrisa allá, y vuelta a casa y a pensar en lo mismo. No sé qué hacer para seguir. Cuanto más me atasco más me hundo, y más me cuesta y más me encierro. Estoy perdiendo la confianza en todo, hasta en mí misma, y parece que solo varios recuerdos tristes del pasado me hacen ponerme los zapatos y salir a recorrer mis penas. Evado mis propias preguntas, tus preguntas, sus preguntas. No me apetece dar explicaciones a nadie, no las necesitáis. Todo es tan confuso que me gustaría no haber entrado nunca en este círculo vicioso, que parecía inofensivo al principio y que ahora me obliga a caer en un  lamentable caos demente. Sigo buscando una salida que parece que no existe.

1 comentario:

  1. No se por que estoy leyendo esto, ni por que estoy comentando, sera que me ha gustado supongo, un saludo del chabal de los ojos de aceituna

    ResponderEliminar

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.