Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


3 de junio de 2012

Involución.

La vida pasa extraña, como frenesís absurdos de experiencias ya vividas. A veces pienso que debería irme y volver cuando fuera alguien que merezca la pena. Me pongo a imaginar historias y acabo centrándome en reencuentros que recaen en crisis emocionales. Tienes razón cuando afirmas que soy débil, pero porque la marea me lleva y no sé nadar bien. Estoy aprendiendo y olvidando, continuamente sustituyendo. Quería alguien que me supiera acariciar y tú sabías hacerlo hasta en tus sueños, y yo me moría por volverme abstracta y entrar en tu mente en esos momentos que estabas con la guardia baja. Analizo tu talón de Aquiles como si en vez de tus muletas quisiera ser una patada en tu espinilla. Me besas con los ojos cerrados y yo aprieto los puños, acabamos serios y nuestro corazón se hace más duro. Ya no rebotaría si cayera al suelo, sino que sonaría a cristal opaco desquiciado y hecho añicos. Pensábamos que habíamos llegado al final y siempre nos esforzábamos en encontrar la forma de dar un paso más. Unas veces odiando y otras amando, unas veces follando y otras haciendo el amor. Me meto en la cama y me arropo por si a las sábanas les da por parecerse a tus manos y me hacen un poco de cosquillas, y tengo un sueño bonito esta noche que ya estoy cansada de pesadillas en las que nunca pasa nada.
Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.