Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


26 de noviembre de 2012

Avanzar contrarreloj.

Hay verdades que preferimos no asumir nunca, y lo cierto es que todo tiene fecha de caducidad menos las palabras, que se quedan resguardándose en algún rincón de tu cabeza para asomar el día que más llueve. Supongo que el daño hecho y recibido es lo único que no se olvida nunca, todo lo demás se olvida excepto eso. Por eso es mejor partir hacia otro lado, porque no es justo seguir esperando por alguien que en sus entrañas guarda de todo menos amor, y ni siquiera repartiendo el mío habría sido suficiente para ambos. Y a decir de verdad te tenía por alguien que no eras, pero sé que no fue culpa mía. Mi error no fue otro que apostar y creer en alguien que nunca dio por mí tanto como prometía. Pero mi ilusión es que ahora las bifurcaciones son muchas, y me queda mucho por dar, demostrar, soñar. Y habrá días que me tumbe en la hierba mirando a las nubes y recuerde lo feliz que fui contigo, pero sin olvidar que estoy mejor sin ti.

1 comentario:

  1. Sé por lo que pasas...
    podrás leerlo contínuamente en mi blog.
    Muchos ánimos.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.