Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


27 de diciembre de 2012

Inevitable.

Encauzar mi vida aunque sea encajándola contra esa sonrisa que rompo con un beso. Aunque sea a pequeños sorbos, dulces tragos de mentiras. Se digieren fácilmente porque son mentiras suaves. Son mentiras que acaricias y quien ronroneas eres tú. Esa clase de mentiras que te gusta que existan y más aún saber tú misma que lo son. ¿Qué sería de nosotros sin las mentiras? Y sin embargo yo no miento nunca, sólo hago que parezca que no sé cuándo mienten los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.