Bienvenidos a mi rincón secreto (o no tan secreto), el lugar donde mezclo pomelo con caramelo, y añado varios cubitos de hielo. Para que lo ácido sea algo más dulce, y el frío haga todo un poco más a mi manera. El resto de mis sentimientos se encuentran guardados en las cajas de zapatos, debajo de mi cama, pero no se lo contéis a nadie.


6 de octubre de 2014

Irse para siempre no es lo mío.

Después de más de un año sin pasar por aquí debo deciros que cambié de blog, me distancié de todo y resurgí de esa forma en la que soy experta, debí avisaros antes pero no caí en la cuenta de que dejé este blog abierto. Ya hay bastantes entradas en el otro, espero que os gusten:

Mi foto
Las personas estamos condenadas a ser libres, porque una vez que estamos en este mundo somos responsables de todo lo que hacemos. No importa que nos amen o nos critiquen, que nos respeten, nos honren o nos difamen, que nos coronen o nos crucifiquen, porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo.